Red Hemisfrica de Reservas para Aves Playeras

Migración del Calidris pusilla asombra a los científicos

 

Nota de la Editora: Este artículo está basado en uno publicado por el Dr. Stephen Brown y Haley Jordan en el boletín electrónico del Centro Manomet para las Ciencias de la Conservación, de fecha 11 de julio de 2014.


Brad Winn (izquierda) y Shiloh Schulte (derecha), científicos del Centro Manomet, con el Calidris pusilla recapturado en Canadá. / © Shiloh Schulte

Brad Winn y Shiloh Schulte, científicos de aves playeras del Programa de Recuperación de Aves Playeras (SRP por sus siglas en inglés) del Centro Manomet para las Ciencias de la Conservación, regresaron de la Isla Coats en el este del sub-Ártico canadiense a principios de este mes, con un descubrimiento asombroso. Los datos del geolocalizador (un pequeño dispositivo de rastreo) que Brad Winn había puesto a un macho de Calidris pusilla en junio pasado, revelaron que la pequeña ave playera voló una distancia total de casi 16.100 kilómetros durante el año.  Más notable aún, el viaje incluyó un vuelo de 5.310 kilómetros, sin escalas durante seis días, a través del Océano Atlántico—desde su zona de reproducción en la Isla Coats hasta la costa norte de Sudamérica, cerca de la frontera entre Venezuela y Guyana. Desde allí, continuó a Brasil, donde pasó el invierno boreal.

Los geolocalizadores pesan apenas 0,5 gramos y están equipados con sensores de luz que registran duración y hora del día, rastreando las ubicaciones del ave durante todo el año. Esta tecnología de vanguardia ha venido revolucionando la comprensión por la parte de científicos sobre la migración de varias especies de aves playeras, pero este proyecto liderado por el Centro Manomet configura la primera aplicación al Calidris pusilla. Durante el verano boreal de 2013, un equipo de investigadores había puesto ya unos 192 geolocalizadores en esta especie en ocho sitios de campo de la Red Demográfica de Aves Playeras del Ártico (ASDN por sus siglas en inglés). Hasta la fecha, 37 han sido recapturados.

Los datos de los geolocalizadores proporcionan una vista a un mundo desconocido anteriormente y están ayudando a resolver uno de los misterios más apremiantes para la conservación de las aves playeras: las rutas de migración y en particular, en cual(es) lugar(es) las poblaciones están siendo limitadas.

“Los censos realizados por el Servicio de Vida Silvestre de Canadá y la Sociedad Audubon de Nueva Jersey han demostrado una reducción del 80% en el número de Calidris pusilla durante los últimos 20 años, dentro de su rango de invernada núcleo en el norte de Sudamérica,” señaló el Dr. Stephen Brown, Director del Programa de Recuperación de Aves Playeras del Centro Manomet. “Al mismo tiempo, los datos del Ártico muestran que las poblaciones que se reproducen son aparentemente estables en algunos sitios, especialmente en Alaska. Tenemos que entender las rutas migratorias de cada una de estas aves a fin de discernir dónde está ocurriendo la reducción de la población, las tendencias generales, y hábitos durante la invernada; para que podamos ayudar así a la recuperación de la población de la especie.”


Un año en la vida de un Calidris pusilla, según datos del geolocalizador. / Mapa de Ron Porter

Los geolocalizadores recapturados son enviados a los científicos del Centro Manomet, quienes trabajan con el ingeniero Ron Porter para analizar y mapear los datos. El macho de Caldiris pusilla cuyo geolocalizador fue el primero en ser recapturado en la Isla Coats representa a las aves playeras que se reproducen en el este, cuya disminución poblacional podría ser particularmente grave. El segundo geolocalizador recuperado en Isla Coats había perdido energía de la batería y fue enviado al fabricante en Inglaterra para ayudar al acceso y descarga de sus datos. Al menos 35 gelocalizadores adicionales han sido recapturados hasta la fecha en sitios en Alaska.

Vamos a tener información sobre una cantidad enorme de geolocalizadores recapturados en Alaska también,” dijo el Dr. Brown. “En particular, vamos a aprender si las aves del Ártico occidental pasan el invierno boreal en las mismas zonas de Sudamérica, donde los censos aéreos han demostrado una reducción dramática de la población.”

El proyecto sobre geolocalizadores es una asociación entre el Centro Manomet y diversas organizaciones, incluyendo el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU., la Sociedad Audubon de Nueva Jersey, la Universidad Estatal de Kansas (EE.UU.), la Sociedad para la Conservación de Vida Silvestre, el Servicio de Vida Silvestre de Canadá, la Universidad Simon Fraser, Gobierno de Nunavut, Université de Moncton, y Medio Ambiente de Canadá.

Momentos destacados durante la migración del Calidris pusilla

23 de Junio de 2013:

 Brad Winn pone un geolocalizador a un ave playera en la Isla Coats, Nunavut,  Canadá

21 de Julio de 2013:

 Ave playera llega al James Bay; se alimente para el vuelo largo a Sudamérica

22 de Agosto de 2013:

 Ave playera sale del James Bay, vuele sin escalas durante seis días a Sudamérica

28 de Agosto de 2013:

 Llega a la Delta Orinoco, en la frontera entre Venezuela and Guyana

10 de Septiembre de 2013: 

 Empieza un vuelo “sin prisa” de 11 días a largo de la costa norte del  Sudamérica hasta Brasil

21 de Septiembre de 2013:

 Llega a Brasil para pasar el invierno boreal (verano austral)

3 de Mayo de 2014:

 6 de May 

10 de May 

11 de May 

14 de May 

21 de May 

 Sale de Brasil con una serie de vuelos al norte:

 Parada en Cuba

 Parada en Florida (EE.UU.)

 Parada en Georgia

 Parada en North Carolina

 Parada en Bahía de Delaware (Sitio RHRAP)

2 de Junio de 2014:

 Llega nuevamente en James Bay para la última parada en la ruta hacia la zona  de reproducción

10 de Junio de 2014:

 Sale de James Bay

11 de Junio de 2014:

 Llega nuevamente a la Isla Coats, zona de reproducción

 

Para más información, por favor contacte al Dr. Stephen Brown (sbrown@manomet.org), Director del Programa de Recuperación de Aves Playeras, Centro Manomet para las Ciencias de la Conservación.